domingo, 7 de diciembre de 2014

A Hundred Canadian Days


Lo primero disculparme por no haber escrito en tantísimo tiempo, pero esto es tan increíble que literalmente no he tenido tiempo.

Han pasado ya 100 días y siento que vine ayer pero que llevo viviendo aquí toda la vida... Todos me preguntan que si no echo de menos a mi familia, a mis amigos, a mi casa, mi ciudad, y aunque suene tremendamente egoísta, la verdad es que no. No significa que a veces sí que pienso "ojalá estuviera aquí X", o "cómo le habría gustado a X ver esto", pero no tengo la necesidad física de estar con ellos "ya". Sé que todos están bien y ellos saben lo genial que estoy yo, y así funciona... Aunque sí que echo de menos algunas cosas, la comida sobre todo, y con comida me refiero a platos cocinados y elaborados, calentitos y que huelan a "casa". Otra cosa que echo muchísimo de menos es poder actuar...

Desde fuera de España todo se ve diferente; ahora España es mi país, con sus cosas buenas y malas, pero solo un país que darle a conocer al resto del mundo. Aquí todo es diferente, todo, y les encanta aprender de tu cultura cosas nuevas. Siempre van a estar interesados en aquello que les digas, porque los canadienses son gente increíble; agradables, atentos, amigables, tranquilos... Sí es verdad lo que nos decían antes de venir aquí: "ellos no van a ir a hablarte, si quieres amigos, ve y habla tú con ellos", pero una vez que das el paso, se abren completamente a ti. Otro dato curioso es que muchos canadienses no son originarios de Canadá, los hay de Alemania, Grecia, México... Casi todos tienen raíces de otros países.

Podría decir que todo en Canadá me encanta, incluso el frío. Estamos, ahora a principios de noviembre, entre 5 y -20 grados, básicamente, pero al menos yo no noto tanto frío; un buen abrigo y botas y ya estás listo para el invierno canadiense en British Columbia. Pero si vas a Manitoba, ya estamos hablando de otra cosa...

El instituto en Canadá no es para nada difícil, pero sí constante. Este semestre (hasta final de enero) tengo como asignaturas: Pre-calculus, con unos 20 ejercicios de deberes al día, Enlgish (literatura, básicamente), Biology (de momento mi favorita, con muchas prácticas) y Band (tocando la flauta travesera por primera vez en mi vida). A esta última entré porque no pude hacer de peer-tutor (ayudante del profesor) en Spanish. El edificio de mi instituto, VSS (Vernon Secondary School) es alucinante, tiene alrededor de un año y es bastante grande. Tiene cuatro entradas y tres pisos, con gimnasio, pistas interiores y exteriores, cafetería (cafetería de verdad, no como las de los institutos españoles), un espacio con mesas para el lunch o simplemente sentarte a hacer deberes. El club (Panthers) incluye todo tipo de deportes, baloncesto, soccer, natación, volleyball, football, crosscountry... Y se le da bastante importancia. Lo de los bailes depende muchísimo de cada instituto, en el mío hay 3 programados cada año, pero pueden variar, y siempre están relacionados con algún tema (Halloween, neón,...).

Y de momento eso es todo. Aquí os dejo algunas fotos de mis primeros meses.
Kal Beach

Whistler


Pumpkin Patch

Vernon

                                                                
                                                                        Biology class



                                          Lo último, esta canción a la que me ha enganchado
                                                               mi profesora de English




  

 
Carla.